Miedo [amor] (vuelvo)

Hace 12 años no tenía miedo a nada, pensaba que era de cuero curtido; mis emociones eran a prueba de balas. Te grabas en la piel con un punzón todos los nombres de las mujeres que has amado hasta entonces, y luego vas y te clavas la medalla al mérito militar del padre de Angélica Liddell en el pecho. Y te quedas tan campante. Ya no eres un chaval, tu cuerpo es tuyo, es una montaña que has conquistado y en la que clavas la pica, es un campo de batalla en el que eres el ocupante y eres la resistencia, hombre bomba de pacotilla, el arte es una mierda y el amor duele, pero a ti te la suda todo. Tienes 30 años y eres un niñato que hace lo que le sale de la polla. Como un hombre. Como un niño. 

Nopain4 blog foto 2.jpg

Pensé que me iba a comer el mundo, y que si el mundo me intentaba comer a mí, siempre podría hacer de ello un show patatero por el que me pagarían 3.000€ mientras me cagaba en su puta madre. Funcionó muchas veces.

No sé qué cojones me pasaba por la puta cabeza. En la vida civil soy ordenado, sosegado, trabajador y silencioso. Pero cuando tenía que salir a un escenario. ¿De dónde venía toda esa rabia y ese orgullo? Ah sí! Que en el colegio me pegaban y se reían de mí, que mi padre me zurraba y no me quería. Que vivo en una sociedad podrida de inconsciencia y dolor, en la cual la belleza se mide por su valor en bolsa o el número de likes. Donde los animales son solo comida y zapatos. 

Pero aquello ya pasó David, desde que me hice un adulto soy feliz. Soy vergonzosamente feliz. Cuando sufro, sufro por las cosas que amo. Y cuando uno sufre por aquello que ha elegido, la felicidad pasa a un segundo plano. Además tengo salud, todos los objetos que quiero, y una familia en la que nos adoramos. ¿A qué viene tanta queja?

Me han hecho falta 7 años tocando y ganándome la vida en la puta calle para agotar a ese soldado herido y rabioso que tenía dentro. Qué penitencia! Qué cansino! 7 años tocando esa música densa, triste y rabiosa que expresaba un dolor que parecía infinito. Pero ya no puedo más, sino he agotado al monstruo, entonces tendré que dejar que el monstruo me coma. Pero yo creo que sí, que ya está. Que todo pasó, que es el tiempo de la poesía y la belleza. Me cagoen dios. 

Se acabó. Empieza una nueva etapa, lo voy a intentar con todo mi amor y toda la pasión que me quedan. Espero haber aprendido todo lo que tenía que aprender, y no volver a hacer daño a nadie. Lo del Pictoplasma fue sin querer. Desde entonces he estado con Merkel, con el Alcalde de Berlín y también en La Voz de Antena3, y no he dicho que los Reyes son los padres ni nada fuera de tono. Seré bueno. 

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.