No follarás

Hace ya un año de la última vez que una mujer acarició mi cuerpo mientras disfrutaba de él a la luz de una puta vela. Es terrible que nadie te acaricie. Joder, miro como son acariciados los perros con envidia. Un año entero. Joder. Un año sin sentirTinder.jpg que nadie te desea. Un año sin ser ni desayuno ni merienda ni cena. Aún sigo teniendo el mismo culo prieto que hace 20 años. Mi tableta de chocolate en la tripa intacta. Mis hombros fibrosos siguen desembocando en mis triceps y biceps definidos y llenos de venas. Aún tengo pelo y me empalmo. Soy un bocado apetecible. Vivo en una de las ciudades más abiertas del mundo. Hago giras sin parar con chavales de 25 años. Salgo a bailar tango tres veces por semana. Estoy en todas las apps de ligoteo con fotos estupendas (me he bajado la edad seis años, ya quité esa foto sin camiseta, y por supuesto NO cuento que solo oigo música clásica y que soy vegano). Metro ochenta, no ONS. Vamos no me jodassssss ¿¿¿POR QUÉ NO FOLLO???

Soy un estupendo comedor de coños. Cariñoso y delicado, pero capaz de decir las guardadas más obscenas. Siempre las espero, siempre. Una, dos, tres veces. Lo que haga falta. Dispuesto a escuchar y aprender. Placer sin fin (bueno, a partir del tercero empiezo a decaer, admito). Preparo el desayuno. Lo traigo a la cama. No miro el móvil cuando estoy contigo. Ofrezco buena conversación antes y después. Musicón de fondo.

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que te seguía por medio mundo, ¡¡qué polvos echábamos negra!! París, Roma, Barcelona, Nueva York, Las Vegas, Los Ángeles, La Habana, Guantánamo. Años gloriosos. ¡Follar como dioses en las grandes capitales del planeta tierra! Tu piel negra frotándose con la mía hasta dejarme negro a mí también. Tu coño perfecto haciéndome sentir el hombre más afortunado del mundo. Tu culazo el hombre más afortunado del infierno. Nunca me cansaba de besar esa boca Guantanamera tuya carnosa y preciosa.

¿Qué coño le pasa a las tías con el sexo? En 2018 solo he conocido a una tía. Era terapeuta de Tantra, y en casa de herrero cuchillo de palo… No sabía ni abrazar, y estaba llena de prejuicios, de bloqueos, de fantasmas, de miedos y condiciones previas en la entrepierna. ¿Pero qué coño está pasando aquí? La anterior que conocí vivía el sexo como un acto sagrado, pareció que nos habíamos comprometido de por vida tras un mes follando. Y la anterior a ésta me pedía que la fostiara y que le ahogara y la escupiera y denigrara en la cama… ¡¡vamos a ver!! ¡¡Joder!! ¿Es que no puede uno follar tranquilo? ¿Qué problema hay con el follar como acto per se? Me estoy empezando a preocupar seriamente.

También es verdad que siempre he estado con pibones, y sencillamente no sabría cómo acostarme con una tía que no vuelva loco. Tengo cuarenta y dos tacos… me quedan pocos añitos de juventud. Quizá solo cinco o seis antes de quedarme calvo, gordo, impotente y sin dientes. ¿A qué estáis esperando? ¿Por qué no me cogéis por banda y os dais un festín? Vamos! A menos de un kilómetro de distanciaaaaaa

¿Será que no follo porque soy pobre?

Me queda la opción de irme de putas. Mi colega M. lo hace. Tiene 26 años, el tío está como un tren… pero tampoco folla ni para atrás. Así que de vez en cuando se va de putas. Pero a mí me es inconcebible pagar a una mujer para que se deje follar. ¿Qué clase de mierda es esa?

Luego me han invitado a orgías, en Berlín hay muchas. “Sex positive spaces” se llaman. Pero es que el rollo éste hippy de todos con todos tampoco me va.

Aunque debo de admitir que estos últimos meses estoy alcanzando cotas de felicidad extremas. Quizá se puede vivir sin follar. Eso sí, mis gayolas son sagradas.

Anuncios