No hay futuro

Aquí está! Mi último gran fracaso. Mi vuelta a las tablas tras siete años. Dos años de lucha y de trabajo con mi adorada Maureen y todas mis maquinitas y mis robots. Todos mis ahorros y todas mis capacidades estrujadas al máximo, todo mi recorrido al servicio de una pieza que fue presentada una sola vez gracias al apoyo del festival TNT y Pep Pla… y que probablemente no vuelva a ver la luz.

Pero seguiré luchando. Estaba fuera de forma tras tantos años tocando en la calle. Soy lento y torpe, pero poco a poco voy desentumenciendo mis músculos y volveré a la carga más ágil y bregado. Repleto de amor y de dolor. Como siempre.

Gracias Maureen Lopez por aguantar tantos cienes de horas ensayando sin cobrar en cualquier lugar, sin tener una fecha de estreno, sin saber a dónde iríamos a parar. Por meterse en ese traje claustrofóbico de metapiel. Compañeraaaa! Lo nuca visto. Gracias también a Jerónimo Álvarez y a mi madre y a Rosa Briones y a Carlos Fernández y todos los que nos apoyasteis.

Y a ti querido Mateo Feijoo… qué decirte… hacía muchos años que un hombre no me hacía llorar como tú me hiciste llorar.

No hay futuro!! Nunca lo hubo!!! Pero hacia allí nos dirigimos, con pasión, a pelo y las máquinas a todo vapor.