Ayer mi amiga Mónica me hizo notar algo que ha cambiado mi concepto de la noche, y en lo que nunca había caído. Las estrellas que brillan en el cielo, están a cientos, miles de años luz. Eso quiere decir que el brillo que nos llega, su luz, es la luz que emitieron hace cientos o miles de años. Así que el cielo que vemos es una foto de su propio pasado, lo que estamos viendo ahora es cómo era el universo hace miles o millones de años. Mirar al cielo es mirar al pasado, ver cómo era todo antes de que existiéramos. Es probable que estemos viendo estrellas que llevan muertas una eternidad, incluso es posible que estemos utilizando esas estrellas ya desaparecidas, para guiarnos en la noche. Un fantasma indicando el norte de la humanidad. 

Anuncios