Dos minutos

Acabo de pasarme una semana entera actualizando el montaje del vídeo-demo de mi trabajo. Joder qué bien va todo. Por fin! Después de todos esos años duros… qué gusto da… me basta con tocar un concierto al mes para poder mantenerme e ir produciendo mis otros trabajos. Ya no tengo que volverme loco como antes escribiendo a cien sitios y rogando. Ahora me van llegando dulces invitaciones por aquí y por allá. La gente me respeta y me cuida. Esto es un puto sueño. Dedicarte a lo que te gusta bajo tus propias reglas. Aprecio esto cada día. Lo he tenido difícil, soy un zoquete como músico, pero mi amor ganó a mi falta de talento.