Mierda de teatro

Ayer fui con Almu y otra colega a ver un espectáculo. Pintaba bien, Hau, teatrazo en Berlin, “queerpraxis”, una temática interesante… queríamos refrescarnos después de dos semanas de trabajo intenso… y por qué no… inspirarnos un poco. Pero salimos abochornados, los tres. Y eso que ellas dos son feministas a saco y adoran todo el tema queer. Fue un verdadero batacazo. Ver a toda esa gente, con tantos medios, haciendo algo absolutamente prescindible y cien mil veces hecho antes. Putas creaciones colectivas Berlinesas del carajo! Hasta el punto que Almu me dijo que no quiere hacer nuestra pieza, que se le había olvidado lo mucho que aborrece formar parte de una escena cultural que tira millones de euros en esfuerzos inútiles y superficiales. Está destrozada. Le ha hundido la moral y le ha sumido en una crisis que me está arrastrando a mí también… quiero decir, a mí también me pareció obsceno y terriblemente triste lo que vi, pero es que me pasa el 95% de las veces que voy al teatro. Para mí no hay esperanza, y lo tengo asumidísimo hace años.

Almu me decía, desde sus veintipocos, que cómo sabemos que nosotros no estamos haciendo una mierda parecida, me preguntaba desesperada que por favor le diera un argumento sólido o le demostrara que mi trabajo se diferencia en algo de lo que acabábamos de ver. Ella decía que ellos seguramente sentirían que habían hecho un pedazo de trabajo, e incluso a alguna gente pareció gustarle… Cómo sabemos que lo nuestro es digno David??!! Pero yo no supe que decir. No tengo argumentos ni palabras. Ir al teatro, una vez más, me sumió en la desesperanza absoluta. Creo que gran parte de mis esfuerzos y de mi actitud sobre la escena van dirigidos precisamente a dinamitar esas dinámicas culturales y de creación, estar sobre la escena tiene que ser casi un acto suicida, pero quizá me he vuelto demasiado profesional tras tantos años, y haya perdido la posibilidad de revelarme y reaccionar. Nuestra primera crisis cariño, bienvenida al chunda chunda de sacar una pieza adelante.

…ah! Y esperemos que la revolución en Barna se haya calmado un poco dentro de un mes, sino… jajajajaja… nos comeremos la pieza con patatas cariño. Vaya puto jaleo que hay montado joder.