Clavefilia

IMG_3178.JPG

Aquí está mi nueva preciosidad. El otro clave se quedó en Madrid, después de bajarlo en coche desde Berlín, era inviable volver a subirlo. Por suerte Alemania es el país de los claves, y he encontrado esta monada para darle duro cada mañana. Qué más se puede pedir.

A la derecha uno de mis blind-ear. Hay un festival de música clásica en un paraje idílico en Holanda, y me han hecho un encargo para crear una pieza dentro de un bunker. Tendré a mi disposición a musicazos de ensueño para poner Bach por doquier y deleitar a mi manada de blind-ears. Trabajaré otra vez con Almudena Vernhes a mi lado. Es maravilloso encontrar a alguien que se tira a la piscina contigo, y a quién ahora voy a poder pagar y cuidar bien. También es brutal encontrar a gente que no sabe lo que vas a hacer, pero que te dejan vía libre, confían, y te dan todos los medios. Ya va siendo hora joder.