pOCKET rHAPSODY ya está en Spotify

Nunca me he considerado compositor, aunque me pasé dos años currando para este disco… aprendí todas las técnicas de grabación … a componer, mezclar y producir .. y luego treinta o cuarenta tomas de cada tema hasta hacer algo digno de escuchar. Después me volví loco diseñando la portada y retocando las fotos. Y todo esto lo aprendí de mi época punk, aquel puesto de Ángel y Mar (Fobia) en la plaza Tirso de Molina de Madrid donde vendían fanzines, cassetes,camisetas .. y todo lo hacían ellos. El otro día pasé por casualidad, y allí está Ángel con sus rastas, más de treinta años en el puto puesto cada domingo, sin fallar, un puto clásico.

Ellas

Ahí estaban. Era la última función de “El odio a la música” y habían coincidido en ese teatro siete de las mujeres más importantes de mi vida. Estaba a punto de salir a escena y no podía dejar de pensar lo bonito que era, el gusto que da, lo bien que sienta. Estoy aprendiendo a cuidar a la gente que me quiere y que me cuida, y funciona. Una se había venido desde Berlín, otra de Galicia … y eso es más importante que que vengan a verme los putos programadores o los críticos.

Adoro a esas mujeres, y es precioso haber aprendido a dormir con algunas de ellas sin follar (mi hermano no lo entiende y no le cabe en la cabeza como se puede hacer algo así), a trabajar con otras, y a respetar sus idas y venidas, sus silencios y sus cositas. Me ha costado cuarenta años, pero creo que empiezo a saber relacionarme con esos seres misteriosos y terroríficos que eran las mujeres para mí. Con los tíos … uffff … creo que lo dejaré para la siguiente vida.

Gracias Pradillo (o sea, gracias Alberto)

Ha sido un gustazo, otra vez nos han dado las llaves de un teatro y todo el apoyo y el cariño. Ahí estaba Alberto García (¿quién no ha currado en Madrid en alguna de sus historias?) dando el callo para que tuviéramos unas luces y una sala perfecta. Qué tío más currante y más bueno, joder. Es cierto que  nunca conecté con sus piezas Mari-folklorico-gays o como uno les quiera llamar, pero lo importante es la persona. Y este tío es un sol. Gracias también a Mamen. Nos quedamos bien a gusto. Como reyes.

La felicidad

El otro día me vino. La clave de la felicidad es que haya una correlación justa entre el esfuerzo que le dedicamos a las cosas y la recompensa que obtenemos. Cuando la recompensa es excesiva, puedes estar en lo más alto, pero te hundes en la mierda. Igual ocurre cuando uno lucha y lucha y la recompensa es mínima.

Qué gustazo da esforzarse por las cosas y conseguirlas en la medida que a uno le son propias. Ese poder y el gusto que conlleva es más grande que el de dirigir un ejército o ser medallista olímpico.

Entonces de lo que se trataría en la vida es de encontrar aquello en lo que invirtiendo un esfuerzo determinado, obtendremos una recompensa ajustada a nuestra ambición y espíritu. Encuentraló ya Manoli, y deja de quejarte.

Quizá por eso soy tan feliz. No he llegado ni mucho menos a donde creí que iba a llegar (hubo una época en la que quería y pensaba que podía ser un García, un Liddell, un Fabre, un Plateil… jajajajajjaa…), pero aunque después de un cuarto de siglo siga en las mismas salas alternativas actuando para los mismos cuatro gatos, me siento pleno como las María Fontaneda mojadas en leche entera en tacos de seis en seis.

Lo encontré Manoli!!

“Sí al no”, taller en Madrid día 11 enero de 16h. a 19h.

https://www.teatropradillo.com/si-al-no/

Taller de experimentación de materiales y destrezas
<DAVID FERNÁNDEZ>
S11 de enero de 16:00 a 19:00 H.
Todo aquello que hace imposible que seamos artistas: ese tiene que ser nuestro material de trabajo. La puerta está en el muro. La llave está en el cuerpo.

Este encuentro se plantea como un seguir aprendiendo de lo que nos atrevamos a poner en común. ¡Me esforzaré por no armar uno de esos talleres sin pies ni cabeza a los que tantas veces he asistido!
Seamos razonables y al menos pasemos un buen día por dios.

 

Pradillo que me vio nacer …

hace … 1996 … unos 24 años? … salí por primera vez a escena en el teatro Pradillo de Madrid. Fue con Olga Mesa en estO NO eS Mi CuerpO, tenía 19 añitos o por ahí, salía tocando en pelotas mi violonchelo, para variar. Cuántas cosas han pasado desde entonces, y qué rápido. La semana que viene vuelvo a ese teatro al que tanta pereza siempre me ha dado ir, que tanto he odiado muchas veces, y que sin embargo tanto nos ha dado a todos los que nos dedicamos a esto. Con amor Pradillo, con amor.

Gracias Antic Teatre!!

No solo nos dejan el teatro y toda la técnica una semana. No solo nos dan toda su confianza y cariño. También van y nos hacen una sesión de fotos y un vídeo de puta madre. Si es que es para llorar de alegría, yo que tanto me quejo siempre… pues ahora me desquejo. Benditas seáis todas. Viva el Antic!! Gracias otra vez Semolina por tu apoyo, sin ti no hubiéramos salido de mi habitación en Berlín. El mes que viene en Madrid!

El fracaso

Es jodidamente duro atravesarte Europa por carretera y pasarte meses preparando una pieza en la que lo das todo, además del ingente esfuerzo de todo el equipo del Antic Teatre, y que luego vengan a verte 8 personas por día. Guau. Se me había olvidado el secarral que es el teatro alternativo en España. Joder… vengo de tocar en Alemania en salas sinfónicas repletas, y llegas aquí a una sala de 70 personas y no viene ni el tato. Pero aún me quedan fuerzas y rabia para resistir, es lo que hay.

Se me olvidó dar las gracias a Sanja, joder!! Ella es la que lo lleva todo en el Antic Teatre!! Aunque nunca sé si odia a los artistas tanto como aparenta, o ese odio es solo un amor revenido y contenido. Además me trajo un bombero al estreno. Hay una escena en la que me queman el pelo. Así que ni corta ni perezosa trajo a un maromo super majo, “hola soy Jordi”, que se sentó en primera fila. “Estaré aquí con una toalla húmeda, si te ves desbordado grita “Jordi” y yo saldré a apagarlo, estoy acostumbrado”. Pobre bombero, supongo que en su puta vida se había visto en semejante percal. ¿Qué pensaría cuando vio arder mi cabeza en llamas? Hubiera pagado por ver la conversación al día siguiente con sus compañeros: Tíos, ayer estuve en un teatro y había un tío que le prendían fuego el pelo y la cabeza le ardía mientras tocaba el piano. Lo dejo.

Hoy vamos a por la tercera función, va por ti Angélica!!!

Graciesssss

Después de casi 2.000km. en coche desde Berlín con el clave a cuestas… Hoy al fin estrenamos después de  una semana potente en el Antic Teatre de Barcelona preparándolo todo. Qué gusto trabajar así. Con todo disponible, con toda la confianza y todo el apoyo. Brutal. Semolina Tomic lo ha hecho posible, nos lo ha dado todo. Esta mujer es grande joder. No tengo palabras. Y su equipo, esas mujeres potentes y maravillosas… Ona, Verónica, Eli … Gracias a todas!! Y a Raúl por su apoyo técnico y por enseñarme todos los trucos y recovecos del teatro. Y ahora cuatro días de funciones… qué más se puede pedir??

img_1484.png

Ah! Y mi Almudena, que ha estado ahí en la carretera, y en los ensayos, y poniendo su cuerpo y su alma y su paciencia estos dos meses de curro… y ahora aprendiendo a lanzar vídeos y cues de luces, joder!! Y Carlos Fernández que me ha acogido en su casita. Qué suerte tener al rededor a toda esta gente que hace posible que uno haga lo que hace. A vuestros pies. Mil millones de gracias.

Teaser “El odio a la música”

Semolina (la directora del Antic Teatre) llevaba detrás de mí dos meses para que le hiciera un vídeo corto de la pieza. Al fin hace dos días me sentí inspirado y lo terminé en tres horas… y es que los vídeos me obsesionan hasta tal punto que si no lo veo claro, no veo nada.

En dos días partimos. Casi 2.000 km. en coche con el puto clave a cuestas. Quién me manda a mí! Lo vamos a hacer en dos días. Berlín-Barceona … Zas! Vaya matada. Y el 60% del presupuesto que se nos va en el alquiler del coche, pero es lo que hay. Menos mal que tengo a Almu conmigo que es una bestia parda y no le da miedo nada. Ni el teatro alternativo, ni los directores cuarentones fracasados en busca de redención. Gracias compañera!!

Cia. David Fernández – El odio a la música

Casi recuperado

La crisis fue a más. Empezó por fuera, no me gustaba nada la pieza como había quedado. Pero luego fue avanzando como una gotera hasta empapar todas las cosas importantes. Me preguntaba por qué seguía haciendo teatro. Sufrí de lo lindo, pero no me esperaba que siguiera calando hasta el fondo. Hace una semana empecé a dudar seriamente, con mucho dolor, de ser artista, de tener algo que decir y de merecerme estar en esta profesión. Y pocos días después empezó la fiebre. Casi 40! Al menos eso me permitió rendirme por completo y descansar sin sentirme culpable.

Ahora ya estoy casi recuperado, acepto la obrita que me ha salido como quien después del shock inicial acepta a un hijo con malformaciones. Le querré igual o más. Y mi cuerpo es listo, ha caído a lo más bajo con tiempo suficiente para recuperarse y estar a punto, estrenamos dentro de 13 días!

Ahora a preparar el viaje! ….Tenemos que cruzarnos media Europa con el puto clave, pero eso es otra historia.

Desesperación

Hace dos semanas … zas! Montamos de repente la pieza. Todo parecía encajar. Obviamente había que profundizar y pulir, pero la cosa prometía. Se la enseñamos a Juan Domínguez (graciasssss!) y nos pegó un sano rapapolvo.

Entonces decidí tirarlo todo por la borda y arriesgarme a entrar en territorio desconocido. Primero le di a mi compi Almu la palabra… y apareció en el ensayo con el libro “Mil mesetas” de Deleuze-Guattari y me voló la tapa de los sesos.

El cuerpo sin órganos!! El rizoma!! La máquina de guerra!!!

Me quedé paralizado, pero durante días trabajamos como náufragos. Hasta que hace cuatro días me pegó el zambombazo. Estoy más perdido que Falete en un gimnasio. Y hablo de terrores nocturnos. De pensar en abandonar. De estar seguro que no valgo para nada. De cagarme la pata abajo.

Hoy he soñado que me encontraba un guepardo desangrado. Pero aún se movía. Así que lo cogía en brazos para enterrarlo… pero el tío estaba vivo. Sin sangre, totalmente débil, pero vivo. Amagaba con morderme, pero era inofensivo.

Y hoy le he dicho a Almu que me rindo. Que no tengo fuerzas ni valor para adentrarme en un territorio que no conozco. Que o vuelvo al lugar en el que soy fuerte, o cerramos el chiringuito.

No entiendo de dónde saco tanta fuerza si en el fondo soy tan débil.

El día 28 estrenaremos “El odio a la música” por mucho que me pese!! Vamos David cabrón!!! Curra un poco y deja de lamerle las heridas a los guepardos!!

Mierda de teatro

Ayer fui con Almu y otra colega a ver un espectáculo. Pintaba bien, Hau, teatrazo en Berlin, “queerpraxis”, una temática interesante… queríamos refrescarnos después de dos semanas de trabajo intenso… y por qué no… inspirarnos un poco. Pero salimos abochornados, los tres. Y eso que ellas dos son feministas a saco y adoran todo el tema queer. Fue un verdadero batacazo. Ver a toda esa gente, con tantos medios, haciendo algo absolutamente prescindible y cien mil veces hecho antes. Putas creaciones colectivas Berlinesas del carajo! Hasta el punto que Almu me dijo que no quiere hacer nuestra pieza, que se le había olvidado lo mucho que aborrece formar parte de una escena cultural que tira millones de euros en esfuerzos inútiles y superficiales. Está destrozada. Le ha hundido la moral y le ha sumido en una crisis que me está arrastrando a mí también… quiero decir, a mí también me pareció obsceno y terriblemente triste lo que vi, pero es que me pasa el 95% de las veces que voy al teatro. Para mí no hay esperanza, y lo tengo asumidísimo hace años.

Almu me decía, desde sus veintipocos, que cómo sabemos que nosotros no estamos haciendo una mierda parecida, me preguntaba desesperada que por favor le diera un argumento sólido o le demostrara que mi trabajo se diferencia en algo de lo que acabábamos de ver. Ella decía que ellos seguramente sentirían que habían hecho un pedazo de trabajo, e incluso a alguna gente pareció gustarle… Cómo sabemos que lo nuestro es digno David??!! Pero yo no supe que decir. No tengo argumentos ni palabras. Ir al teatro, una vez más, me sumió en la desesperanza absoluta. Creo que gran parte de mis esfuerzos y de mi actitud sobre la escena van dirigidos precisamente a dinamitar esas dinámicas culturales y de creación, estar sobre la escena tiene que ser casi un acto suicida, pero quizá me he vuelto demasiado profesional tras tantos años, y haya perdido la posibilidad de revelarme y reaccionar. Nuestra primera crisis cariño, bienvenida al chunda chunda de sacar una pieza adelante.

…ah! Y esperemos que la revolución en Barna se haya calmado un poco dentro de un mes, sino… jajajajaja… nos comeremos la pieza con patatas cariño. Vaya puto jaleo que hay montado joder.

Y de nuevo, me pregunto de donde viene esta felicidad tan obscena. En la gloria, trabajando cada día con Almudena Vernhes para la nueva pieza. Qué maravilla tener de nuevo a alguien totalmente entregado, confiando ciegamente… adoro a la gente de veintipocos, no respetan nada, lo cuestionan todo… se la pela tu trayectoria o lo que hayas conseguido. Y para colmo ella es más punki que yo. Jajajjajaa… cualquier barbaridad que le proponga, ella la lleva un paso más allá como si nada. Sin miedo. Sin pudor. Sin orgullo ni falsa modestia. Simplemente presente. Justo lo que necesitaba. Todo el rato metiéndome caña sin miramientos ni el filtro de la buena educación. Sal en la herida. Un continuo dudar y poner en duda. No dar nada por sentado. No creer en nada. Pero confiar lo que surge. En lo que es. Algún día haré algo decente. Lo sé. Quizá en esta ocasión, no me rindo. Gracias Almu por confiar y estar al pie del cañón conmigo.

El odio a la música

Estoy jodido. Aquí está la que será mi nueva pieza: El odio a la música. La presentaremos en Barcelona y Madrid. Palmando pasta claro, pero este año me ha ido bien como músico, y puedo hacerlo. Gracias a Semolina del Antic y al equipo de Pradillo por confiar en mi! GRACIAS!

Y a mi compi de escena… Almudena Vehrnes. Joder. La conocí cuando ella tenía solo 7 años y ya la metía en mis obras. Ahora tiene 24 añazos y estudia danza con algunos profes que yo estudié. ¡Qué bonito! Y se tirará de cabeza a la piscina conmigo, sin agua! Qué maravilla. La semana que viene llegará a Berlín y empezaremos la juerga.

Me pregunto como es posible que todavía yo siga haciendo piezas. La última (No future Yes) me costó dos años de trabajo y solo hicimos dos bolos. Pero el caso es que no puedo evitarlo. Tengo que hacerlo. A tomar por culo todo.

Decía que estoy jodido porque tenía una idea… Utilizar como material de trabajo las cartas de amor que Angelica Liddell y yo nos escribimos hace 10 años. Pero ahora que me estoy metiendo de lleno tengo muchas dudas. ¿Es lícito? ¿Le va a hacer más daño del que ya le hice en su momento? ¿Lo hago porque no tengo nada que contar? ¿Tiene de hecho algún puto interés más allá del morbo? ¿Que ella utilizara esas cartas en su momento justifica que yo lo haga ahora?

Así que aquí estoy. Emborrachándome para ver qué cojones hago… ahora que la idea principal que tenía se me hace pedazos en las manos. Aunque si le hecho valor y arriesgo de verdad (y de eso se trata nuestro trabajo) quizá ahora empiece lo interesante.

El amor de Angelica me cambió la vida. Empecé a tocar el clave por ella y toda aquella música me acompaña cada día. Está claro que yo iba a poner esto en escena tarde o temprano… ¿pero tendré el talento para hacerlo dignamente? Pronto lo veremosssssss

Así habló Zaratustra

Siempre tuve miedo de leer este libro. Mi tío Gaspar (recién muerto) lo tenia en su estanteria, siempre me dijo que era peligroso. Es un libro que te invita a encerrarte en lo más profundo y dar voz a todas tus comadrejas, a dejar que ellas te guíen en la oscuridad. También te invita a ponerte en lo más alto, al borde, y mirar abajo asiéndote únicamente al vértigo, aguantando ahí tanto como te sea posible.

Pero hace unos meses mi madre me lo regaló. Entonces pensé que un libro que te regala una madre tiene que ser un libro seguro. No un libro-bomba. Un libro biberón. No un libro-soga. Un libro que consuela. No un libro-desierto de cuarenta días y cuarenta noches. Un libro-día. No un libro-noche. Así que desde entonces me acompaña en todos mis desayunos. Cada mañana avanzo poquito a poquito por sus páginas-sábanas, pringándolas de cafe y de mermelada de fresa. Zartrusta es tierno e inocente. Es un hombre feliz en extremo, que celebra la vida cada momento, que santifica sus risas poniéndose una corona de rosas en vez de una solo de espinas. Un felicísimo bailarín sobre el abismo, que mientras se sostiene sobre una de sus piernas, se olvida de que tiene otra, de pura inocencia. Gracias mamá por acompañarme de la mano al borde del abismo. Es un paisaje precioso. Es extraño que el tío Gaspar haya desaparecido. ¿Por qué pasó tanto miedo estos últimos años? ¿Por qué todos esos ataques de ansiedad y de pánico? ¡Él dijo que no lo había leido! ¡Él dijo que no lo habia leído!

Mi tío Gaspar fue bailarín amateur