blog

Europa

Europa apoyando a la terrorífica Libia contra los migrantes. Europa dando la bienvenida a cientos de miles de migrantes. Europa siendo mi casa. Europa poniéndome enfermo por la forma con la que trata a los animales. Europa puede ser un sueño… imposible de cumplir.

Formé parte de una gala en un sitio enorme en Berlín, 17 artistas de diferentes países de Europa. España estaba representada por el Instituto Cervantes y este sorprendido musicante. Se ha puesto en marcha una campaña para crear mayor conciencia y orgullo sobre nuestro continente. Fue cojonudo tocar allí, y me trataron como a un rey. Y comprendí, pese a todas las críticas que podamos hacer al al viejo continente, que Europa es un sitio maravilloso para nacer… es cuestión de suerte… o de mala suerte.

Anuncios

La agonía del eros

Estamos sumergidos en un cambio de paradigma. Mientras el biopoder, dibujado sobre todo por Foucault, se basaba en el control panóptico y el castigo, el estadio actual, la psicopolítica, ha conseguido que la vigilancia sea interior. Somos nosotros mismos quienes, inconscientemente, nos explotamos. Y lo peor: creyendo que, gracias a la transparencia y el cúmulo de datos, somos libres.

Ésta es la principal tesis del pensador alemán, de origen coreano, Byung-Chul Han, además de diagnosticar la desaparición de la seducción en una sociedad sometida a la aceleración y el instante. Autor de libros como La sociedad del cansancio, La agonía del Eros o En el enjambre, todos publicados en España por Herder, el filósofo nos recuerda que el Logos carece de “vigor” sin el poder del Eros. La sociedad de la información es la sociedad de la vivencia acumulativa. Y la experiencia, por el contrario, suele ser única. “La vivencia no tiene acceso a lo completamente distinto. Le falta el Eros, que la transforma”, sostiene.

Las tesis de Han no se diferencian tanto de las de otro filósofo alemán, Rüdiger Safranski, quien nos advierte que, en un mundo acelerado que renuncia a lo mediato, la información ya no se transforma en experiencia. El exceso de estímulos provoca “un ataque del presente al resto del tiempo”.

La erosión del otro
Han defiende que estamos inmersos en el “infierno de lo igual” y que, por culpa de un exceso de narcisismo, en el que el otro es mera mercancía, la experiencia erótica se hace imposible. La cultura actual, argumenta, se centra en el “constante igualar” para convertirlo todo en objeto de consumo. Así, la alteridad, la diferencia, queda reducida a un simple espejo del uno, en una perversa lógica del reconocimiento.

“El Eros pone en marcha un voluntario desreconocimiento de sí mismo”, argumenta el filósofo. La depresión y el agotamiento actual son consecuencia directa de la proclamación neoliberal de la libertad. El amor y la sexualidad, así, están sometidos a la positividad, al rendimiento y a la exposición permanente. Se ha destruido, a través de los medios digitales, la distancia. Y sin distancia no hay espacio para el erotismo.

https://www.lavanguardia.com/libros/20141204/54420481841/pornografia.html

Artículo cojonudo… ahí sigue.

Beethoven

Enamorándome hasta el tuétano de este hombre. Resulta que voy a dirigir la puesta en escena de su sinfonía n3 “Eroica” … y he empezado a leer y a escuchar en detalle y en contexto mucha de su música… y me corro vivo. Nunca toco nada de él en casa, y escucho bien poco (a excepción del final del cuarteto en la menor Op.132, que forma parte de mi vida). Joder, Beethoven fue el primer artista independiente, que dijo, yo compongo y hago lo que me sale del ojete, y vosotros me mantenéis. Hasta entonces todos los compositores eran mantenidos por un patrón, o un príncipe, o un rey, o la iglesia… y componían a petición y encargo de los mismos. Él fue el primero que se situó en el centro de su obra, y dijo, yo compongo lo que yo soy. Y además voy a romper todas las normas escritas y no escritas, y voy a hacer con la forma lo que yo quiera. Del clasicismo al romanticismo en solo un hombre. Para comérselo. Que amor siento por este hombre.

Ahí va el último movimiento de su cuarto en la menor, una de las más bellas piezas de música jamás compuestas.

Mi padre

ha vuelto a subirse a un escenario después de 30 años. Es increíble verle cantar. Pedazo de hijo de la gran puta. Qué voz. Además, raro en él, ha tenido el buen criterio de crear un concepto digno con un buen repertorio de canciones. “La copla rota”. Ahí está el tío dándolo todo. Ese mismo día, a esa misma hora, murió su hermano en el hospital. Mi tío Gaspar. Qué rara es la muerte. Y qué rara es la vida también. Cuando mi tío ya apenas podía tenerse en pié, dijo: “necesito más tiempo, ya sabéis como soy”. Supongo que era para arreglar sus cosas y hacerse a la idea del trance. Pero la vida no se lo dio. En pocos días cayó fulminado, con sesentaypocos. Justo el día y a la misma hora que mi padre volvía a un escenario. Puta pena.

Adios tío Gaspar

 

PHOTO-2019-06-15-15-36-01.jpg

 

Me llega por whatsup una foto de una foto, unos dedos la sujetan por el mar. Así el mar flota en el aire, como si fuera un cielo. En la foto mi tío Gaspar aparece con un salvavidas, pero ninguna vida se puede salvar, toda vida se pierde al ser vivida. Y él la perdió antes porque quizá la vivió más. La mala hostia es una gran pasión que se revuelve contra sí misma.

Algunos epitafios Gasparianos que se me ocurren: “Ahí os quedáis, que os den por el culo.” “Regarme los gatos y dar de comer a las plantas, amén.” “No puedo ver al PP volver a la alcaldía de Madrid, antes muerto, adiós.” “Me jubilo de la vida, qué júbilo.” “Con un pie en el cielo, otro en el infierno y los huevos en el purgatorio.”

Mi tío Gaspar tenía muy mala hostia. Un día escupió a mi hermano a la cara en la cena familiar. Solo por provocar. Me marcó mucho como persona, gran parte de mi libertad y mi pasión por la vida como individuo las mamé de él. Era un tipo con ideas políticas férreas. Psicólogo. Currante en áreas sociales. Siempre tuvo pareja, pero siempre fueron libres el uno del otro. Le gustaba el teatro, la danza… tenía “Así habló Zaratrusta” en sus estanterías (“nunca leas este libro si quieres mantenerte cuerdo”). Gracias tío Gaspar.

Tenía una cabeza enorme. Si Hamlet tuviera que coger su calavera para hacer el monólogo de “ser o no ser” necesitaría las dos manos y descansar de cuando en cuando.

En los mensajes familiares leo “se ha ido”, “nos ha dejado”, “ha fallecido” …¿pero a dónde se ha ido? ¿Qué es “fallecer”? (suena como fallar al hacer o amanecer fallido). Si hubiera que usar un eufemismo yo diría que mi tío Gaspar a follacido, que literalmente viene a ser que se ha follado a la vida y luego la vida se lo ha follado a él. En un toma y daca. Sin condón.

Porque eso es lo que ha pasado; mi tío se ha enfrentado a aquello que iguala a filósofos, reyes, putas, políticos, pobres, ricos, asnos, cangrejos, amebas y ganadores de premios Nobel: la muerte. Qué grande mi tío! Y qué pequeño.

La foto me llegó tocando un concierto en Marsella. Allí hablaba con François, su casa da al mar. Lo juro, me dijo: hoy he visto desde mi ventana a dos delfines nadando y jugando en el mar. Y ese mismo día me llegó esa foto de mi tío Gaspar con dos delfines, y entonces pienso que no puede ser casualidad, que esos dos delfines tienen que ser los mismos. Que se escaparon del puto acuario y recuperaron su libertad en el mar. Igual que mi tío Gaspar, que al fin se quitó el puto salvavidas y escapó del acuario que es la vida y encontró su libertad en la inmensidad, en ese mar del que todos vinimos y al que todos volveremos tarde o temprano.

Gracias tío Gaspar por tu pasión por la vida! A tomar por culo todo!!

Saber si se ama

El pensamiento en el fondo es un sueño en el que se ha introducido el lenguaje que se aprendió con tanta dificultad –olvidamos siempre que se necesitó al menos seis, siete años para adquirir el lenguaje, para poder estar inmersos en él. Todo este lenguaje que da vueltas sin cesar en la cabeza desorganiza el sueño. Sin embargo, es en el funcionamiento del sueño al que uno tiene que acudir para saber, para estar íntimamente consigo mismo, para saber a quién se ama, así siempre lo he hecho yo con mis decisiones amorosas. Después de haber soñado se sabe si se ama o no a alguien; si no se sueña con esa persona quiere decir que no se le quiere. El sueño es el confidente íntimo, la intimidad misma. 

De una entrevista con Pasqual Quignard 
Lo cierto es que nunca soñé con ella, así que, aunque la quiera (pues hemos quedado en que pensar es soñar con el lenguaje —y pensaba en ella a todas horas—) me consuela saber que no la amo. Estoy libre de esa cadena.

La función de la melancolía 

Decía el otro día en una entrevista Manuel Jabois … algo así como que … la melancolía tiene una función muy clara e importante: preservar la ternura. 

Precioso

Después de dos semanas de tour con la muchachada por Holanda y Alemania hoy llega la despedida. Me volví a encontrar con ella, la de las magníficas tetas, y fue bonito y duro, porque para colmo me tocó de compañero de habitación su novio, el otro, el que ella a elegido en vez de a mi. Pero lo acepté como un zaska poético, y no fue mal.
Nunca estudiaré música, por mucho que la ame. O quizá por lo mucho que la amo.

Un maestro jedi

Acojona, cuando todos tus deseos se cumplen uno tras otro. IMG_8022.jpg
Sabía que habría un
encuentro con Jordi Savall este año, pero no que todo se confabularía para que tuviéramos una reunión a solas maravillosa de hora y media bajo un sol primaveral en Berlin… su ayudante no pudo venir, y el director de mi orquesta se puso malo. Joder, ahí estábamos los dos! ….el Tom Waits de la música antigua y el maldito pictoplasma sentados en la misma mesa … los dos extremos de dos mundos; el maestro del antepasado del violonchelo, y el pirado del violonchelo que está por venir.

Este hombre y su música me han educado como persona mucho más que cualquier libro o escuela. Veinticinco años metido en mis orejas querido Jordi!

Jordi Savall dejó el violonchelo cuando descubrió la viola da gamba, un instrumento cuyos maestros llevaban muertos más de cien años, y se lanzó a aprender a tocarla él solo con documentación que fue encontrando. En esas bibliotecas también encontró música olvidada, y durante toda una vida se ha dedicado a bucear por toda europa para rescatarla y a traer esos sonidos antiguos y esa magia a nuestros putos corazones. Todo ello además con un rigor y una ética brutales.

Hace unos años rechazó el premio nacional de música con una carta cañera y llena de verdades como puños. Un sabio, un maestro jedi ante el que Yoda se postraría de rodillas. Qué honor será compartir unas horas con él trabajando con la Eroica de Beethoven. Cuando creo que ya no se puede ser más feliz, la vida me trae estas cosas y yo solo puedo disfrutarlas como un niño y dar las gracias… y por supuesto hacerme una foto y mandársela a mi madre y ponerla aquí.

Esto es un no parar. Siempre trabajé para esto. Pero uno nunca piensa que va a llegar un momento así. Pero aquí está, tan real y tan presente como una espada medieval clavada en tu costado. La semana pasada estuve tocando en Lituania en un festival de música clásica, vi desfilar a algunas de las grandes y míticas figuras que forman parte de la historia de la música. Estaba programado junto a ellos!! Si tan solo pudiera acercarme y decir hallo ich bin David aus Spanien … Mis ídolos!! Me mordía los labios y el ansia. Sin embargo al día siguiente estaba charlando con ellos por whatsup. Entendéis cabrones??? Ahora miro mi puto whastup, y junto al mensaje chorra de mi hermano, están las caritas y los nombres de esos totems rusos y alemanes y holandeses. La semana que viene tengo una reunión en Berlin con el grande, gigante y admirado Jordi Savall (joder joder joder dirigiré una puesta en escena de la Eroica de Beethoven y haremos una colaboración con él en Frankfurt!!!!) , y al día siguiente voy a Hamburgo junto con los gurús de la comunicación y la tecnología actuales y las putas Pussy Riot para tocar mi violonchelo y hablar de mi visión del arte y la tecnología. Yo Pictoplasma!! Yo que ayer salí en Antena3 en el puto programa de La Voz junto a Gonzalo el padre que me parió, y mi abuela, y mi hermano y mis hermanitas, con un bigote y gafas de palo. Yo que he sido tratado por Mateo Feijoo como un músico callejero cualquiera. Yo! músico callejero cualquiera!! Yo que este finde voy a pillar un gramo de farlopa (después de cuatro años sin salir de fiesta, a pesar de que esos 60€ que cuesta colaboren en una o dos muertes violentas, la trata de blancas y la miseria moral de occidente), yo que eché cinco polvos este domingo y mi malograda y adorada amante ha tenido que pedir una baja laboral para recuperarse. Yo que nunca creí en mí ni tuve talento para nada … David Bisbal, Angelica Liddell, Jordi Savall, Rossy de Palma, Misha Maisky, las Pussy Riot … Solo me falta colaborar con Jose Luís Moreno y el monstruo de las galletas para ser el performer más ecléctico y amoral de la historia.

Con voluntad férrea dije adiós a aquella niñata que estaba malogrando mi felicidad. La mandé al carajo, y ahora mi felicidad es un rinoceronte inmune a las balas de los cazadores furtivos. Doy gracias por todo esto. FARLOPA.

FARLOPA

FARLOPA

Jajajajajajaajajajjjaajaja

Michael de Montain
1500
Filosofo.

Alfanhui

Un libro que me me hizo más libre y que ensanchó mi perímetro mental. ¿Cómo se puede escribir semejante libro siendo una persona real?

Rafael Sánchez Ferlosio se ha muerto hace poquitín. Leo ahora una articulo de Juan Cruz en el que menciona una entrevista (y se me han puesto los pelos de punta). 

—¿Qué le irrita de los españoles?

—Es que me irritan lo mismo los italianos o los franceses o los alemanes. E incluso los árabes.

—¿Cuál es el objeto de su rechazo?

—La cultura de la victoria.

Joder. Joder. Joder. Ojalá algún día baile tango como este hombre fue hombre.

Al fin. Está ocurriendo. 

En el avión hacia Lituania, un pedazo festival de música clásica. Cerrando por mail un concierto en Francia y preparando una mini-gira por Holanda. Eso por no mencionar la locura que se ha desatado en el buzón de entrada de mi mail: de una tacada tres pedazo conciertos en Alemania gracias a los que podré producir mi próxima pieza y tener un verano de ensueño. El año pasado decidí que ya estaba preparado. Antes de venir a Alemania a vivir de las monedas de los transeúntes, me levantaba 3000 pavos por bolo. Se acabó el tiempo de la calderilla. ¡Hay que volver al flujo incesante de capitales David!

Salí del pueblo mental llamado España dispuesto a conquistar el viejo continente. Han sido ocho años preparando el despegue desde lo más bajo, construyendo artesanalmente pieza a pieza mi cohete espacial. Diez … nueve … ocho … siete … seis … cinco … cuatro … tres … dos … uno … El rugido de sus motores es música para mis oídos. Gracias por confiar en mí David, sabia que no me ibas a fallar. Diosssss qué edad! que inmensa felicidad! y el otro día fue mi cumpleaños y los quince tíos de mi orquesta se desnudaron a lo David y gritamos y chocamos nuestros pechos y me sentí parte de una pandilla indestructible y luego no paré de follar en 48 horas … dos de mis amantes favoritas, mi cama un lugar de peregrinaje y avituallamiento sexual, un templo de cuerpos y gemidos y abrazos de náufrago recién rescatado. Y ayer tocando sin parar los preludios para violonchelo de Bach, por fin suenan bien joder, por fin!!! y luego bailando tango con una de las bailarinas más grandes de Berlín, —he venido para bailar solo contigo, me dijo— . ¿Qué más puedo pedir? Pues más. Quiero mucho más y mucho mejor. Y voy a aprender cómo se hace para conseguirlo y que se desborde sobre la maravillosa gente que tengo a mi lado. Siempre fui un sufridor nato, y parece que de tanto penar se me dio la vuelta el prepucio del sufrimiento y se me convirtió en esta felicidad llena de fertilidad, pelos y venas. 

Sorprendido por la velocidad de las cosas, a veces me detengo en medio del torrente, y dejo que acontecimientos, personas y expectativas me golpeen y me hieran con sus esquinas y sus rebufos. Después guardo esos moratones, esas magulladuras y esas heridas resultantes, y las miro con detenimiento cuando el mundo duerme. Son el libro de instrucciones del alma. Leo en esas heridas los acontecimientos, el pasado, el futuro e incluso el misterio de lo que nunca llega a ser. Entiendo mejor al mundo así, que cuando formo parte de sus intrigas y de sus citas con lo posible. A mi lado ha pasado una señora con un perrito mínimo, ambos se han detenido y me han mirado con una calma atómica y unicelular, nuestras respiraciones se han acompasado por un instante, podría haber pasado mi vida entera con esa señora y su perrito. Pero tengo que ir a comprar pan antes de que cierren.

Me he inventado diez silencios. Uno para cada dedo de mis manos. Pulso cada uno de mis silencios a voluntad pero en secreto (con las manos metidas en los bolsillos y la mirada perdida). Son teclas de un piano cuyas cuerdas faltan (fueron robadas por arqueros y constructores de cuerdas flojas para cruzar abismos). Cada uno de esos silencios es un mandamiento que rige mi vida y mi muerte. Diferentes escalas y arpeggios me sirven como ejercicios para convertirme en un virtuoso de mis silencios. Con calladas teorías armónicas —mudas y transparentes— compongo sonatas ausencia y suites falta. Ruge cada una de esas no-notas apagando y tragándose como pequeños agujeros negros el ruido de palabras y reconocimientos y risas y miradas condescendientes. Soy un trino de dos distancias insalvables ejecutado a la velocidad del rayo. Soy un arco infinito que toca siempre la misma nota desapareciendo. 

Cellosexmachine


I have a horse inside. Nobody can ride it except Bach. Galloping I’m riding against Porsches and Cadillacs. I get angry. Now I become the horse itself. I throw Bach and he breaks his spine. Now I’m nature. Now I am music. Now I am a cellosexmachine. 




La primera vez que salí a un escenario con 19 añitos, fue desnudo con mi violonchelo. Olga Mesa me dio la alternativa. El otro día comenzamos un tour de promoción en Holanda para el debut internacional de nuestra orquesta. Y al final acabé saliendo en pelota picada en la TV del canal más visto de Holanda. En mi honda 
Pictoplásmica, pero esta vez en vez de reventar las navidades a los pobres niños, metí el dedo en la yaga moral de los amantes de la música clásica. El dedo … o más bien el nabo!! Jajajajajjaja 

Empezamos a estar presentes en los saraos más sagraos de la música clásica en Europa. Esto está lleno de señoras y señores poderosisimos que han visto un nosequé en StegreifOrchester y quieren ponernos en la lanzadera espacial. Y lo más alucinante es que puedo ser todo lo burro que soy, hacer cosas que en España serían impensables y aquí no pasa nada. Esto es Europa. 

Y ahora que he construido una felicidad plena cuyas raíces se funden con la lava de los volcanes. Ahora que ese sol brilla en su zenit. Saldré a la intemperie sin protección alguna. Lo he preparado todo para poner esta felicidad a prueba. Dispongo todas mis herramientas de tortura: mi clave y mi violonchelo listos para tocar a fierro a Bach cada día. Spotify cargado con varias playlist que hundirían en la miseria al más duro entre los duros de los Yihadistas (todas las zarabandas recolectadas y ordenadas como un pelotón de fusilamiento. No quiero venda. Quiero mirar a los ojos a cada zarabanda antes de que me meta su bala entre ceja y ceja). También he abierto mi corazón a una niñata preciosa y prodigiosa, con un talento y una gracia incomparables (por no mencionar sus tetas; unas tetas que desafían con su tamaño y forma la ley de la gravedad, que desdibujan los límites del bien y del mal). La niñata en cuestión siente una inmensa atracción y curiosidad por mí, pero no me ama ni me necesita: ingredientes perfectos para destrozarte el corazón y abrir grietas bajo el suelo que pisas confiado al andar. También he dispuesto una ristra interminable de noches de tango, para bailar una tras otra con esas bellas mujeres inalcanzables que son también como zarabandas a quemarropa, pero que te ejecutan con estilete (al cerrar el abrazo y apretarlas contra tu pecho hundes el acero y haces que dance dentro de ti al compás de un Di Sarli, un Troilo o un D’Arienzo, desgarrándote las tripas durante los cuatro tangos que dura cada tanda. Y vuelta a empezar.) En mi mesa al desayunar yacen con sus páginas entremezcladas (como si durante la noche hubiesen estado luchando o haciendo el amor) el libro de ese autor que acabó en un manicomio, y el de esa otra autora que se hundió en un río a propósito. 
Todo está preparado para el desastre amor mío, quiero ver si esta felicidad por la que tanto he luchado es digna de su nombre y del mito que le acompaña. Quiero para mis rascacielos un terremoto 10 en la escala Richter. Quiero decenas de Boeing 747 estrellándose contra ellos. Quizás aguanten la embestida. Si es así, seré el hombre más feliz entre los caballos. Si no, el más desgraciado entre los monos. Y me lo tendré merecido. Tanto lo uno, como lo contrario.