Joder Funkhaus

funkhaus1.jpg

El pasado domingo estuvimos ahí en medio mi violonchelo y yo. Casi una hora de concierto. No fue mal, pero no pude ser consciente plenamente de lo que significaba estar tocando en esa sala mítica. Antiguo estudio de grabación sinfónico, todas sus instalaciones se mantienen congeladas en el tiempo desde los años 50. Es un templo del sonido, un dinosaurio de madera y hormigón en cuyo estómago uno puede jugar a ser sonido de digestión. Ruido de tripas. Rugir de estómago. ¡Calentando motores para la Biennal de Amsterdam!

Anuncios
Publicado en mi casa

No future …

NO_FUTURE_YES_ MAU REDES13 ©Jeronimo Alvarez

 

Ahí estamos!! Más cerquita de hacerlo realidad. Gracias a Jerónimo Álvarez por esas pedazo de fotos. Gracias mi Mau por estar siempre ahí.

En el Instituto Cervantes currando a tope cada día para que esto tome forma.

Publicado en mi casa

Dos semanas de gira. 12 conciertos, interminables ensayos en cada plaza, bus para arriba y para abajo, mala comida, y hoy para colmo noche de pesadilla y ansiedad … ya no aguanto más tute. Hoy el último concierto con la orquesta y mañana el mío propio y de capón a preparar el lunes con Mau “No future Yes”. Joder, hacía años que no trabajaba a tanto. 
Y lo que peor llevo es no tener a nadie al volver a casa para darte un achuchón o una miserable pasta con tomate. Ya son más de tres años sin novia, y creo que ya no aguanto más. ¿Cómo se hacía para tener novia? Ya ni me acuerdo. Veo a la gente saltando de una relación a otra como si tal cosa, y a mi me cuesta años dejar entrar y luego dejar salir a alguien. 
Tengo que espabilar. 
Y qué calor que hace en Alemania coñe. 

Publicado en mi casa

David intentando ligar con la nueva violinista

Transcripción literal cuando me acerco a ella y justo derrama un poco de su café:

Oh fuck. 

Yes let’s fuck. 

I don’t have pussy. 

Better, so I fuck your ass. directly and we don’t have to discuss about it. 

I don’t have an ass. 

Ok, then you suck my dick. 

I don’t have a mouth, I only have my eyes. 

Then I fuck your eyes. 

But they are too dry. 

I will make you cry.  
Luego nos echamos unas risas. Pero yo creo que mi intención estaba clara. A lo que ella respondió “never fuck in the same plate you eat”. Vamos que no mezcles placer y trabajo. Así que yo la respeté y dejé de insistir con mis amagues poéticos. 
Dos días después se ha enrollado con el guitarrista. Demasiada poesía David!! Así nunca follarás, sino que acabarás escribiendo folletines. 
Los tíos somos un cuadro. Hasta a mí a veces me da asco. Uno tiene a su novia embarazada de pocos meses y no habla más que pasarse por la piedra a dos que le gustan. Realmente no habla de otra cosa. Aunque yo me puedo pasar meses sin follar, a veces pienso en ello más de la cuenta. Admito. 
Mientras veo cómo se me escapaba mi única oportunidad (el guitarrista y la violinista se han ido a un parque a retozar), descanso en un sofá antes de nuestro concierto. Hoy tocamos en Leipzig, la ciudad donde está enterrado mi Juan Sebastian Bach. 
Mañana descanso. El viernes ensayo de La flauta mágica que tocamos en Italia en Agosto. Y el finde dos conciertos en una de las salas sinfónicas más acojonantes de Berlín, el puto Funkhaus
El ritmo de la muchachada mevamatar. 

Publicado en mi casa

Parlamentario Fernandez

Parlamento de Schwerin, dentro de un castillo tipo Disneyland, el blanco impoluto de nuestra democracia humanista, triunfal y pura. Los nombres de los diputados en cada silla. 

/
Tocamos allí con la orquesta. Después de tres años de andadura ya he empezado a hacer mis cositas. Básicamente quitarme la camiseta y ponerme a gritar como una bestia lo primero que se me pasa por la cabeza. Al director le gusta. Pero lo que no esperas es que te diga: vamos al parlamento de Schwerin, eres libre para hacer lo que quieras. 

/
Joder. Un parlamento para mí solo! Qué bonita responsabilidad. En España no puedo ni hacer de muñeco en una cabalgata, y aquí me dejan ser bestia en un parlamento. 

/
Cuando llegó mi momento me quité la camiseta para mostrar mis abdominales (no tengo alma ni inteligencia pero tengo abdominales) me subí de un salto a sus mesas. Les dije la democracia es vanidad, la libertad es un súper poder que no sabemos utilizar. La democracia es la vanidad de los hombres creyéndose mejores que un animal, pero yo no soy un hombre, yo soy un perro. Jajajajaaaa … y entonces me puse a ladrar. Y luego les dije que yo iba a utilizar esa gran libertad que se me estaba brindando en la sagrada casa de la palabra, para hacerme un puto vídeo-selfie del momentazo. Porque todo es vanidad y el móvil es el instrumento vanidoso-democrático (vanidocracia) por excelencia. Luego al fin cogí mi violonchelo y les dije antes de tocar: yo toco mal, pero amo la música mejor que vosotros. 

/
Supongo que si hago esto en un país primitivo y paleto como España, al día siguiente hacen dimitir a alguien. Pero en Alemania son más listos, y me tratan como lo que soy: un payaso. 

/
Qué a gusto (y qué afónico) me quedé. 

Publicado en mi casa

No follo

nada.
Otro verano perdido… joder, qué desperdicio, me quedan a penas cinco o seis años de plenitud, pero no hay nadie interesado en llevarse todo el meneo. Mi padre fue hace dos años a desenterrar los restos de mi abuelo, porque se le acabó el alquiler del nicho, y me dijo que se acercó féretro y vio su calavera. Me dijo: “sabes lo que he aprendido al ver la calavera de mi padre y de lo que me he dado cuenta hijo mío: hay que follar todo lo que se pueda, hay que follar más antes de morirse.”

Sabio consejo de padre que no sé cómo llevar a la práctica. Siempre he sido un hijo torpe… o quizá sea porque me gusta llevar la contraria a mi padre.

Publicado en mi casa

Viaje

Cuando se crea un espectáculo, se hace largo un viaje. Quizá ese viaje se hace hacia un texto, o hacia un tema, o para investigar un concepto o contar una historia. Viajamos allí donde pocos han ido para traer algo único a aquellos que nos esperan, al espectador. Buscamos financiación, compañeros de aventuras y sufrimientos, vivimos decepciones y también momentos impagables, nos dejamos la piel… pero en ocasiones, tras meses o años de viaje, llegamos a aquel paraje en el que esperábamos encontrar algo precioso con lo que volver, y no hay nada, o no somos capaces de encontrarlo, y volvemos con las manos vacías… Entonces hay dos opciones; una es dar gato por liebre, coger lo que sea que encontremos —aunque no sea de valor—, y hacer lo que se tenía pensado hacer —aunque ya no tenga sentido hacerlo—. La otra opción es asumir, aceptar y dejar ver que se fracasó, y hacer del infructuoso viaje y la descripción del mismo (no la explicación) el sujeto de nuestro trabajo. Es la única opción que nos queda aquellos que no tenemos talento y que volvemos magullados y con las manos vacías de cada viaje.

Publicado en mi casa

Milongas

Mi Mau me ha regalado un libro de Borges sobre el tango. Ahora lo leo por las mañanas, lo escucho durante todo el día, voy a clase por las tardes y lo bailo por las noches. Borges dice que alguien dijo “el tango es un pensamiento triste que se baila”, y yo digo que también es un cuerpo triste que se piensa. En el tango hay que pensar mucho, el chico está constantemente pensando y tomando decisiones mientras baila, pero el cuerpo ha de estar triste, como un soldado triste, que obedece y mata al enemigo —por el que siente respeto y admiración— con lágrimas en los ojos. El chico tiene que bailar el pasado (pues ha de tener en cuenta todas las figuras y quiebros que ha hecho), el presente (que transmite a la chica) y también el futuro (estructuras y pasos que va construyendo)… sin embargo la chica está obligada a bailar solo el presente. No puede distraerse ni un segundo con lo que ocurrió, ni suponer lo que va a venir, a riesgo de perder la conexión y la guía. Juntos son una máquina del tiempo que niega la muerte. Ayer fui a bailar sin mi Mau: el presente estuvo ausente (mitad fantasma de lo pasado, mitad espejismo de lo que estaba por venir). Bailar con ella ha elevado el tango al rango de lo sagrado; su conexión, la calidad de su abrazo y la belleza de cada uno de sus pasos y movimientos… al bailar sus pies describen en el suelo delicadas filigranas en Times New Roman itálica a las que yo voy poniendo puntos y comas. No hay nada comparable, farlopa pura. Nos unían muchas cosas, pero ahora el tango nos acompañará hasta que decidamos quitarnos la vida (cuando uno empieza a disfrutar tanto la vida y termina de pagar su hipoteca, se hace dueño y señor de la misma, y no puede dejar que la muerte se la robe al final de la milonga, tiene que ser uno quien arrebate su propia vida de manos de la muerte. Si es que hay huevos. Si es que aún podemos bailar).

Publicado en mi casa

¿Dónde estás inspiración de los huevos? ¿Por qué no vienes a mi busca? Me paso las horas sentado frente al ordenador. No sé por dónde tirar. No sé cómo provocarme, cómo obsesionarme… tengo todo lo que necesito: un espacio, tiempo, dinero para comer y bailar, música, una fecha de estreno, una compañera maravillosa, todos los cacharros y juguetes que necesito… Pero solo tengo ocurrencias… todo me da pereza, yo mismo me doy pereza… pero sé que hay algo que contar, que tengo algo que sacar …pero todo lo que me viene ya está caducado, pertenece a mi época anterior… no puedo caer en lo mismo… ¡no puedo! No tengo ni idea de cómo seguir. No encuentro ese runrún imparable que te lleva a respirar debajo del agua. Y no sé cómo provocarlo. Estoy perdido.

Publicado en mi casa

Mis ángeles

Mela y Julia y David.JPG

Estas dos bestias tocan el violonchelo como diosas… y me pregunto qué hago yo de gira por Alemania con Marie Spaemann y Julia Bilat tocando a mi lado. Pero a mi edad ya no se me cae la cara de vergüenza, y lo que hago es disfrutar y tratar de aprender algo. Aunque admito que a veces no es fácil tener a estos monstruos todo el día cerca. Acarician sin esfuerzo aparente las más altas cotas de lo humano y lo divino. Y yo con mi vibrato mediocre y mi esfuerzo desmedido por mantener el tempo, tiemblo de envidia no sana y no puedo ser natural ni relajarme del todo joder como voy a relajarme si aprendí a tocar el violonchelo en mi buhardilla de Carabanchel abandonado por Cuqui Jerez mientras escuchaba a Rostropovich tocando las Suites de Bach y la frustración se hacía fuerte en la tendinitis de mi dedo pulgar derecho.

La Marie ésta me mata joder, es que me mata.

El puto concierto de Schumann:

Y sus cositas…

Publicado en mi casa

Bertram Burkert

De gira por el sur de Alemania con bestias humanas como mi querido Bertram. Que te adapta una pieza de Rameau para guitarra y te rebana el corazón cuando con sus seis cuerdas. Cuándo.

Publicado en mi casa

La mejor hora para bailar es de 1 a 4. La última chica con la que bailaba, me decía que no es igual si llegas a la 1, que tienes que llevar aquí desde las 21, y haberte amargado, y aburrido, y cansado antes… solo así te saben a gloria esas dos o tres ultimas horas… te ha costado llegar a la cima y disfrutas mucho más que el que llega en helicóptero o en teletransportación.  
Poco a poco voy empezando a bailar mejor y a sentirme seguro para sacar a bailar a la gente que baila bien. Joder! He echado cálculos … unas setecientas clases entre pecho y espalda!! … soy un zopenco, pero poco a poco voy avanzando. Por mis cojones. Nunca pensé que el tango llegaría a ser tan importante en mi vida. Y es que hace veintitantos años yo estudiaba para ser bailarín, y aunque llegué a odiar la danza bailada (cortesía de mis años junto a Juan, Cuqui, Olga Mesa…) y lo abandoné, no deja de haber dentro de mí un bailarín, y el que hay está tocando las castañuelas de los bailes que me pego últimamente. 

Publicado en mi casa

Coño! Que tengo un instagram 

https://www.instagram.com/ecce_cello/

Publicado en mi casa

Gato, farlopa, ministro

Vulnerable, vago y despistado. Llevo días y días a merced de pequeñas manías y caprichos que me brindan deliciosos placeres inmediatos. El menor esfuerzo posible trayendo orgasmos y pelos de punta. Estos periodos de degeneración al menos ya no me hacen sentir culpable. Son ya casi seis meses haciendo solo lo que me apetece. Ninguna obligación más allá de las auto impuestas. Pero está claro que yo no puedo tener una situación cómoda. Necesito presión y necesidad. Sino me convierto en un gato obeso. Suerte la mía que nunca consiga el éxito que persigo ni más dinero del que necesito para ir tirando. Maravilloso ministro de cultura que nos ha traído la carambola. Encontré en la calle hace dos años un rollo enorme de linóleo. Hoy he quitado todo de mi habitación y guardado la cama en el trastero, lo he puesto en el suelo y me he armado el que es mi primer estudio. Con mi Mau a mi lado estoy dispuesto a reencauzar No future Yes y crearnos un jodido porvenir para ir a bailar tango a todas las capitales europeas. Mi Mau, que está empezando a bailar tango la muy jodida como un cohete. Bailar con ella es la mejor farlopa del mundo. Horas y horas. Días y días. Qué droga la Mau con sus zapatos de tanto. Dichoso yo. 

Publicado en mi casa

Tragedia 

“Hay sólo dos tragedias en la vida: una es no conseguir lo se quiere, la otra es conseguirlo. ” Leía esto de Oscar Wilde en un artículo en El País de Manuel Jabois que he disfrutado como un niño. Y pensaba que la verdadera tragedia es estar consiguiendo lo que uno quiere, pero no darse cuenta de ello y pensar lo contrario. 

Luego mi Mau me ha mandado otra cita de Wilde (en público nunca admito que me gustan las citas, pero en privado las adoro) “Disculpeme, no le había reconocido, he cambiado mucho”. Y he pensado que eso te puede pasar frente al espejo y que eso es hacerse viejo y estar cagado. 

Llevo ya tres meses en Berlín haciendo lo que me sale del coño cada día.  No concibo vida mejor, más plena y más dulce. Me está pasando aquí y ahora, y no pienso dejar que se escape. Cada vez me gusta más la puta vida. Y cada vez encuentro menos sentido a este blog absurdo. Sigo peleando por bailar tango mejor. Ya son más de dos años machacándome a clases y aún me queda lo más grande, pero juro que yo voy a bailar tango como el Chicho. Nunca me ha ocurrido una tragedia en la vida. Ni si quiera cuando tuve éxito. 

Publicado en mi casa | 1 Comentario

Gracias Alemania

Este año será el primero desde hace siete que no toco en la calle. Un pequeño subsidio social y mis pocos conciertos aquí y allí obrarán el milagro. Sigo apostando cien por cien por encontrar mi camino, aunque haya necesitado ese empujoncito. Ninguna concesión. Ningún trabajo alimenticio o para entretener al personal. Estoy feliz. Tengo todo lo que un hombre puede necesitar.

Aquí estoy como cada mañana desde hace tres semanas, sentado frente al ordenador. Tratando de ahuyentar mis fantasmas, luchando contra mi sensación de poca valía, mi falta de inspiración, mis limitaciones y mis miedos. Me pongo un cronómetro para controlar que el tiempo que paso lo invierto efectivamente y sin distracciones en el trabajo para No future Yes. Al fin un festival confió en nosotros. Podremos estrenar. Tengo todo el tiempo del mundo. Cien por cien concentrado en esto. Es mi regreso. Mi segunda oportunidad. Podré salir de la precariedad de la música para forrarme con el teatro de vanguardia.

Pero ahora me doy cuenta que al sentarme aquí, no solo estoy tratando de poner en pie esta pieza, sino que estoy librando una batalla contra mis barreras y mis miedos más elementales, aquellos que me han condicionado siempre en mi trabajo creativo, limitándome e impidiéndome ser un maldito artista, ser un hombre libre (“Bis du nun tot?” dice por los cascos justo ahora Tristan), un maldito hombre en contacto verdadero con su destino. Se me ocurre ahora que la vida es como bailar tango, uno baila con lo que está llamado a ser. Pero al igual que cuando se baila tango con alguien, uno entra en el abrazo con esa persona y muchas veces no hay un contacto verdadero, puede ser que nosotros estemos preparados, pero no así la otra persona, que añade una tensión que hace imposible ese contacto honesto y abierto pecho con pecho. O a veces es la diferencia de altura… en fin. Que hay que seguir profundizando en ese contacto, hasta que los dos bailarines se sientan como uno solo. El puto monstruo de cuatro piernas. Solo entonces se puede bailar de verdad. Solo entonces uno siente que su vida tiene sentido.

Nunca he sido una persona especialmente inteligente, puedo considerar esa carencia está compensada con una sensibilidad pronunciada, pero esta está malograda por el excesivo foco en las sensaciones propias. Por decirlo de otra forma, mi puto ego anula esa ventaja, quedándose para sí y consumiendo lo que la sensibilidad me podría reportar para crecer y ser tener algo interesante que decir. Sigo en esa batalla. Algún día lo conseguiré. Sin claudicar. Pecho con pecho.

Publicado en mi casa

El padre que me parió

papa.JPG

Ahí está mi viejo cuando yo tenía 0,5 años. El judas más sexymadafaka que ha habido. Y ese era mi gato… que dormía siempre conmigo, el virulius.

Publicado en mi casa

Abel Amen Konzerthaus


Esta mañana estuve con él, el cabronazo quería que le devolviera la cuerda que se dejó puesta en mi violonchelo. Pero yo quería quedármela! Ah! Es que pocas horas antes del estreno, con todo vendido en el Konzerthaus de Berlin, a Abel se cae su violonchelo de las manos, y se parte por la mitad. A tomar por culo el instrumento de tu alma. Así que le dejé el otro que tengo, que no es gran cosa, pero que él hizo sonar como un campanario. Hoy descubrí ese vídeo suyo, qué puto monstruo.

Yo disfruté el estreno como un niño. Había soñado cómo sería tocar en ese escenario, el templo de la música clásica. Cuando llegó mi momento, antes de tocar, salte de mi asiento, y sin pensarlo grité como no había gritado en mi puta vida. Un grito de guerra y de salvación, que resonó en esas paredes con doscientos años de historia, y en los pechos de esas mil personas, y rebotó para volver a mí pecho como una reafirmación de mi libertad y del camino que estoy recorriendo. Luego nos fuimos de gira diez días, y dormimos juntos los treinta y cinco, y comimos, y tocamos, y reímos y lloramos… y disfruté como no había disfrutado nunca antes de la muchachada. Ahora al fin un mes despejado para seguir aprendiendo a bailar tango como se debe. Y con mi Mau! Que a este paso va a convertirse en la reina de las milongas. Qué gozada bailar contigo nena!

Ecce Konzerthaus Berlin Moritzesyot 2.jpg

Foto: Moritz Esyot

Publicado en mi casa

Cosa buena


Recién estrenamos en el Konzerthaus Berlin. Fue brutal estar en ese espacio mítico para la música clásica lleno hasta los topes, compartiendo esta experiencia con otras treinta personas. Ser parte de algo, solo una parte, pero sentir el todo como propio. Stegreif Orchester lo está petando. 
Cada vez nos va mejor y se hacen mejor las cosas. Qué puto honor estar en esto con la muchachada. Quién me iba a decir a mi que estaría tocando en una orquesta Alemana con monstruos de veintipocos años… No sé solfeo, no sé Alemán … y soy un viejoven! Jajajajja … pero es el proyecto en el que mejor me he sentido. Aquí he aprendido a ser parte de un grupo. Mi ego aquejado de gigantismo se mantiene dulcemente al margen. 

Esta noche nos hemos cruzado Alemania en bus. Mover a treinta y cinco personas cuesta una pasta, y lo hacen todo ellos! Chapó. Así que ha tocado ahorrar en hotel. Culo duele. Y ahora a compartir habitación con cuatro. Pero me sorprendo … lo llevo bien. Me adapto. Lo disfruto. 
Me siento pleno y feliz. A veces las cosas nos cuestan años y años hasta que empiezan a funcionar. Lo dejé todo y me vine a Alemania para ser músico, y lo estoy consiguiendo joder. Esto es bonito de cojones. Larga vida a Stegreif!!

Publicado en mi casa